«

El silencio es el sonido de una buena comida

Jamie Oliver